Skip to main content
Ganadería

Análisis de coyuntura ganadera Junio 2021

Por 17/06/2021junio 21st, 2021No Comments

Caída de la oferta de animales livianos para la primavera, caída del stock ganadero, caída de la renta pecuaria, pérdida de puestos de trabajo en toda la cadena, desinversión, pérdida de ingreso de divisas, caída en la confianza de los inversores, todo producto del capricho y la ignorancia del gobierno.

La medida tomada por el gobierno respecto del cierre de exportaciones, es uno más de los enormes desaciertos que tiene esta gestión. La historia nos cuenta que la destrucción de la cadena productiva vacuna, y por ende la desaceleración de la producción, se lleva a cabo en un lapso muy corto de tiempo. Ese camino conlleva a menor inversión, pérdida en la mano de obra, menor generación de divisas para el país, menor recaudación y quizás una posible baja circunstancial del precio de la carne. Es además, muy bien conocido que los ciclos de producción ganadera son muy largos, y que el proceso de recuperación o crecimiento es muchísimo más largo que el de destrucción.

Con argumentos falaces quiere convencer a su tropa de votantes que se está actuando para paliar el hambre de la mesa de los argentinos. No hay peor herramienta para combatir la pobreza que destruir a aquellos que generan riqueza y dan empleo. El problema no es la carne “cara”, ya hemos visto que es una de las más baratas del mundo. El problema son los salarios de miseria que se cobran en el país.

Si toda la producción nacional de carne vacuna actual se volcara al mercado interno, el mismo llegaría a los 64 kg/hab/año. Con esta cifra, la demanda de carne seguiría comportándose de manera bastante inelástica. Esto en parte se debería a que muchos de los cortes que forman el total de la producción no son requeridos por los argentinos. De tal manera, se ampliara la brecha entre las diferentes categorías, el consumidor seguirá pagando caro, el productor venderá más barato, y mientras tanto se pierden puestos de trabajo e ingresos de divisas genuinas, que tanta falta hacen.

Su odio hacia la clase productiva es tan grande que sumado a su enorme incapacidad, no dudan en tirarse un tiro en el pie. Enarbolan banderas con premisas que no han funcionado nunca en la argentina, ni en el mundo. Las mismas que han venido haciendo retroceder a nuestro país año a año, con más pobreza, más inseguridad, menos cultura y por sobre todo atacando el pilar fundamental de cualquier sociedad civilizada, la JUSTICIA. Sin justicia no habrá inversiones, los capitales huyen espantados, aquellos jóvenes que quieren tener un futuro emigran, mientras el país está siendo gobernado por mafias de sindicalistas, mafias empresarias, mafias políticas y mafias delictivas. En tanto el ciudadano común es preso del asistencialismo político.

En lugar de apalancar la producción de carnes alternativas como el pollo y/o el cerdo, que debido a sus cortos ciclos productivos, tienen la posibilidad de crecer en poco tiempo, deciden ir por la carne vacuna. Mucho se ha hablado respecto de que las categorías exportadas a China son poco requeridas a nivel nacional. El animal que se consume localmente es el novillito, vaquillona y novillo. Los procesos de terminación de estos animales llevan alrededor de 4 meses. Este cimbronazo que impulsó el gobierno con su estúpida medida afectara la oferta de carne a partir de los meses de septiembre –octubre, momento previo a las elecciones.

Si el gobierno quiere hacer crecer la demanda a través de aumentos salariales generados con emisión, esa cantidad de dinero se volcara a los alimentos (que ya vienen teniendo un suba superior al índice de inflación), en momentos en que la oferta de carne puede verse resentida producto de la ralentización de la producción. Ello solo generará aumentos de precios y llevará a nuevas tensiones entre el gobierno y el sector cárnico.

Por otra parte, y vale la aclaración, cuando el presidente dice “la producción ganadera está estancada” se olvida de mencionar que la superficie agrícola se expandió muchísimo (producto de avances tecnológicos), sacándole a las actividades pecuarias los mejores tipos de suelo. La la superficie sembrada de 7 cultivos de verano (algodón, arroz, maíz, maní, soja, sorgo girasol) en el año 1990 era de 11 millones de hectáreas y en 2019 esos mismos 7 cultivos representaban casi 30 millones de hectáreas. ¡¡Son casi 20 millones de diferencia!! Gran parte del incremento de la superficie agrícola se produjo en desmedro de la superficie ganadera. Evidentemente producir la misma cantidad de carne con 20 millones de hectáreas menos es más que remarcable. No estaría de más aclarar que cuando el sector dio un gran paso adelante para producir más fue la gestión K la que lo hizo retroceder.

El consumo interno

El consumo interno demanda, en general, animales que han sido engordados con altas ganancias diarias de peso y no muy pesados. Esta inclinación por animales livianos no se debe únicamente al gusto del consumidor, sino que también inciden otros factores tales como la ecuación económica del productor, y el corto período transcurrido entre faena y consumo.

Estos factores hacen que la oferta del animal joven tenga un papel preponderante a la hora de formar el precio con que la carne llegará al consumidor.

Para producir el tipo de animal que quiere el consumidor local hacen falta planteos con alta ganancia diaria. Estos procesos son altamente dependientes de la utilización de concentrados energéticos (fundamentalmente maíz) y por ende su precio adquiere una importancia determinante en los engordes a corral e invernadas con alto nivel de suplementación.

En lo que va del año según datos provisorios del MAGPyA la cantidad de terneros/as que se destinaron a los corrales de engorde fue un 22,5% menor a igual período de 2020, 28% menos que en 2019 y un 36% menos que en 2018.

Gráfico 1

grafico 2

La evolución de ingresos y egresos de toda la hacienda a los feed lots informados por Senasa tiene la misma tendencia que la de terneros/as. Comparando los primeros bimestres de cada año (grafico 2) en 2021 el ingreso ha sido un 32% menos respecto de un año atrás y un 38% menor que en 2019.

Según se puede observar en el grafico 2 los corrales tienen una época muy marcada de ingresos, que coincide con la oferta de la zafra de cada año. Luego la hacienda se va liberando de manera escalonada a lo largo del año y reponen en función de la renta del negocio. Los datos publicados son solo abarcan el primer bimestre de 2021. 

La Cámara Argentina de Feed Lot informa que;

  • Índice de Reposición (IRF: indica la cantidad de animales que se reponen por cada uno vendido) de mayo 2021fue de 0,85. Hace un año atrás este índice era de 1,43.
  • Índice de Ingreso Feedlot (IIF = ingreso / capacidad) en torno al 10 %
  • Empresas en llenado representan el 42% mientras que un 47% reportan situación de vaciado.
  •  Porcentaje de ocupación: 61 %
  • Capacidad de encierre al 01/06/21: 721.402 cabezas

El valor del kilo producido es el monto que queda a cada kilo agregado que, al descontar el costo de producción se obtiene el margen por kilo producido. Lo que define el número de animales ingresados a los corrales es el margen de la actividad y la expectativa de evolución de precios

                       Grafico 3

La serie que está representada en el gráfico 3 corresponde al ingreso mensual de animales a corrales de engorde en el período 2017 a febrero 2021 (Senasa). Dicho gráfico muestra el número de animales que ingresan mensualmente en los corrales en función de una primera aproximación del margen (representado como = el valor del kilo producido – costo de alimentación). Como se puede apreciar a mayor margen, mayor es el número de animales que entran al feed lot.

Precios & faena

La evolución del precio del novillo, medido en pesos constantes, se encuentra muy cerca de los máximos históricos. Obviamente aquí debe tenerse en cuenta que el proceso inflacionario de la Argentina de estos últimos años ha sido desvirtuado, por el control que ejerce el estado sobre muchos de los servicios y algunos bienes.

                                                  Gráfico 4

Por otra parte, los precios relativos de las distintas categorías ganaderas muestran un comportamiento que lentamente tiende a bajar respecto del novillo y volver a las relaciones históricos. Con los actuales valores del novillo es de esperar:

  1. Un precio diferencial del precio del consumo liviano mayor al actual.
  2. Una vaca con menores precios. Respecto de su relación histórica con el novillo, apenas si sigue sobrevaluada, solo un 5%. Se puede decir que ya está dentro de su margen de error.
  3. Las categorías de invernada siguen estando algo sobrevaluadas respecto del gordo (alrededor de un 15%), la brecha entre con el valor esperable y el valor real se sigue reduciendo.
  4. Al igual que la invernada, el vientre sigue sobrevaluado respecto del gordo. Hace 2 meses atrás la sobrevaloración respecto de su relación histórica era del 30%, hoy se encuentra por debajo del 20%.

Faena

Durante mayo, y a pesar del paro ganadero, se faenaron algo más de 960 mil de cabezas, las hembras representaron el 46% de la faena. La caída en el número de animales sacrificados de los  primeros cinco meses del año, respecto de igual período del año pasado fue del 6%. Al desagregar el total, vemos que la caída de machos fue de solo el 2,8%, mientras que para las hembras la cifra fue de un 9,8%. La merma de hembras se debe a la caída de animales jóvenes, y de vacas casi por partes iguales.

                Gráfico 5

La fragilidad actual del stock ganadero:

Durante el ciclo 2019 el stock ganadero cayó en aproximadamente 550 mil cabezas. Todavía no se ha informado el stock de 2021, motivo por el cual no se sabe cual fue la variación, pero si se puede tener idea de cuál sería la tendencia.

El stock informado a marzo del 2020 tiene aproximadamente un millón de cabezas menos que el de 2019.

Por otra parte las cabezas jóvenes vacunadas durante la 2da campaña de aftosa en la primavera de 2020 fueron alrededor de 850 mil cabezas menos que un año atrás. La caída de terneros/as ha sido de aproximadamente 600 mil, aquí debe recordarse que si la parición venía atrasada es posible que esa diferencia sea menor.

En 2020 la faena fue de casi 14 millones de cabezas, para que el stock no varíe sería necesaria la incorporación de 15 millones de terneros/as

Tasa de Extracción;

La tasa de extracción del rodeo nacional a partir del 2016 en adelante viene incrementándose año tras año, pasando del 22% a casi el 26%.

 20162017201820192020
T. extracción22,1%23,3%24,5%25,3%25,7%

Es uno de los indicadores que definen las fases del ciclo ganadero. La tasa de corte se ubica entre el 23,5% y 24% según se considere al ciclo de marzo a marzo o el año calendario respectivamente.

En 2018 el coeficiente de logro de 0,63 terneros por vaca compenso una tasa de extracción superior al 24%. Pero en 2019 aunque el coeficiente de logro trepó a 0,65, no fue suficiente y con una tasa de extracción apenas superior al 25%, hizo descender el stock en 550 mil cabezas aproximadamente.

La tasa de corte como indicador de las fases del ciclo ganadero, puede modificarse sensiblemente en la medida que cambie el coeficiente de logro de terneros/as y/o la modificación en los tiempo de engorde (vía cambios sustanciales en la ganancia diaria de peso y/o en los pesos de faena). Mayores coeficientes de logro de terneros, mayores ganancias diarias de peso y menores pesos de faena permitirían aumentar el valor de corte en el porcentaje de extracción.

Durante el año 2020 la tasa de extracción de hembras fue de 16,9%, valor apenas inferior al 17,3% de 2019. Ambos valores superan el 15% (tasa de corte) dando otro argumento más para decir que se sigue en presencia de una disminución del stock.

El precio de la Vaca

El cierre de exportaciones da de lleno contra la categoría vacas, sobre todo la vaca conserva y la manufactura. Antes de comenzar las exportaciones a China en un planteo de cría ganadero en Cuenca del Salado el ingreso por venta de la categoría vacas representaba aproximadamente un 20% del total de los ingresos. En 2019 el ingreso generado por la venta de vacas (mismo modelo) pasó a representar el 30% del ingreso. Esta situación ayuda mucho a los criadores, siempre el eslabón más frágil de la cadena productiva.

                                   Gráfico 6

Lo dicho, se puede ver fácilmente en el gráfico 6, donde se ha representado en pesos constantes la diferencia en pesos por kilo que se pagó por la vaca respecto del novillo. En el año 2011 la vaca se pago en promedio 47 pesos por kilo menos que el novillo. Durante 2019 el la diferencia entre una categoría y otra fue de 31,4 $/kg. Teniendo un pico de casi 16 pesos de diferencia entre una y otra categoría.

Esta situación puede orientar al productor a no engordar esa vaca de rechazo, y por ende la producción de carne bajaría.

Desgraciadamente la soberbia de la gente que toma las decisiones es tan grande que no les permite reconocer que han cometido un grave error.

Ing. Agr. Andrés G. Halle

Fuentes

  • Cámara Argentina de Feed Lot
  • Dirección Provincial de Estadística y censos de la Pcia de San Luis
  • INDEC
  • www.entresurcosycorrales
  • Ganadería en Números
  • IPCVA
  • MAGyP
  • Mercado de Liniers
  • Senasa
coyun_gan_21_06

Autor Andrés Halle

Más informes de Andrés Halle