Skip to main content
Ganadería

Análisis de coyuntura ganadera Septiembre 2021

Por 12/09/2021No Comments

El gobierno acelera para que el choque con la realidad sea más pronto La razonabilidad, la historia y el presente indican que es una pésima medida el cierre de exportaciones. Claramente la medida es política, prefieren ir contra 200 mil productores que contra millones de votantes.

Que pasó en 2006 cuando se cerraron las exportaciones

  • Pérdida de mano de obra.
  • Cierre de frigoríficos y/o tuvieron una fuerte desinversión por mucho tiempo. Quedamos con plantas frigoríficas atrasadas tecnológicamente y sanitariamente.)
  • Pérdida de productores ganaderos.
  • Pérdida de divisas para el país.
  • Pérdida de mercados ganaderos existentes.
  • Pérdida de confianza por parte de compradores de carne.
  • Pérdida de mercados potenciales de alto poder adquisitivo.
  • Pérdida de inversiones de parte de toda la cadena ganadera.
  • Pérdida de potenciales nuevos empleos.
  • Pérdida del stock ganadero.
  • Merma en la producción de carne del país.
  • Merma en el consumo per cápita de los habitantes de Argentina
  • AUMENTO EN EL PRECIO DE LA CARNE

En resumen la medida trajo MAS POBREZA PARA TODOS

Mentiras, falacias e inexactitudes:

Al signo político que gobierna se le ha hecho costumbre el ataque al campo argentino. Busca quien cargue la culpa de sus funestas políticas, que además son un símbolo ideológico, por ello hacen caso omiso a cualquier de los argumentos que se esgriman en contra las medidas retrogradas que se toman. La cuenta es sencilla, en contra de las medidas hay menos de 200 mil productores, más algunos otros miles de la industria frigorífica versus sus millones de votantes, que se supone avalarán el cierre de exportación.

Las mentiras e inexactitudes son fáciles de rebatir, solo hay que mirar los datos de la realidad. Pero el gobierno K parece haberse quedado en los años 40, frases usadas por los Nazis tienen una actualidad que asusta, se puede ver claramente un accionar similar sobre varios aspectos.

  •  Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá
  •  Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad.
  •  La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas.
  •  Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
  •  Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar..
  •  Hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento
  •  Individualizar al adversario en un único enemigo. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Quien “necesita” (quiere) mentir, engaña, y el que quiere engañar, miente. Dijo el escritor Mateo Alemán.

  1.  La carne en Argentina vale lo mismo que en otras partes del mundo:

La carne en Argentina tiene precios sustancialmente menores a los que se pagan en otros lados del mundo. Según datos difundidos por Alberto Wainer el kilo promedio de 4 cortes ronda el equivalente a $1830, en el mercado local $626. Con un sueldo medio en Francia se compran 121 kg de carne, mientras  que en Argentina solo 67,7 kg.

Por otra parte el Crea presento un gráfico demás elocuente con los diferentes valores de la carne en el mundo, que exime de cualquier comentario que se pueda agregar.

En nuestro país la carne no está cara, lo que sucede es que los salarios son una MISERIA.

Tal aseveración se puede apreciar en el gráfico 2, en dónde se muestra la evolución del salario mínimo vital y móvil de la Argentina, mostrando que estamos en uno de los niveles históricos más bajos. El gráfico 3 muestra que si bien se está en un momento de buenos precios ganaderos esta situación ya había ocurrido con anterioridad, pero la combinación de salarios bajos y buenos precios de la carne, hacen que la cantidad de carne que se pueda comprar con el equivalente al monto del SMVM se encuentre en los mínimos históricos. (graf 4).

2- El cuidado de la salud y el consumo de carnes en Argentina

El gobierno manifiesta reiteradamente su preocupación por el cuidado de la salud de sus habitantes, “tenemos Ministerio, gritan”. A la vez que se levanta esa bandera, se manifiestan preocupados porque el consumo de carne vacuna está por debajo de los 50 kg/hab/año. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad de carne recomendada es de entre 100 y 150 gramos por día, hasta un máximo de 500 gramos a la semana. La recomendación oficial de la Soc. Española de Nutrición Comunitaria es consumir como máximo 125 gramos por persona semanales de carne roja y procesada, y 325 gramos por persona semanales de carne blanca.

Según estas dos instituciones el consumo anual de carnes rojas debería ser inferior a 26 kg/hab/año

Dice un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario que en Argentina, el consumo de carne está fuertemente arraigado en la cultura alimenticia nacional, principalmente el consumo de carne vacuna, producción tradicional de nuestro país y uno de nuestros productos insignia en los mercados externos. En los últimos años, sin embargo, el consumo de carne vacuna de la población se ha reducido, pero han empezado a consumirse con mayor intensidad otros tipos de carne, principalmente la carne aviar y porcina. El mismo informe proyecta para el 2021 un consumo de 106 kilos de carne/hab/año (46,1 vacuna +45,2 de pollo +14,6 de cerdo)

La bibliografía cita por otra parte el enorme beneficio a la salud que genera el consumo de la carne de pescado. El 36 por ciento de nuestro territorio soberano es mar; Argentina tiene un litoral marítimo de 4500 kilómetros y una zona económica exclusiva de más de 1,5 millones de kilómetros cuadrados. Sin embargo no se han escuchado medidas que incentiven el consumo de pescado, en detrimento del consumo de carne vacuna.

Lo cierto es que, de faltar carne (en cualquiera de sus formas) sería mucho más lógico incrementar producciones de ave y cerdo, que tienen una respuesta productiva mucho más rápida que la ganadería vacuna (solo por ciclo biológico), en lugar de entorpecer los ciclos de producción bovina.

3 ¿La ganadería no crece?

Alberto Fernández afirmó que “hasta el año 45/46 la Argentina tenía dos millones de cabezas de ganado, cuando llega el peronismo, esa producción empieza a crecer y cuando el peronismo se va deja tres millones de cabezas de ganado”, y luego ante la pregunta del periodista de cuántas cabezas de ganado hay hoy en la Argentina, la respuesta del mandatario fue “tres millones de cabezas de ganado”.

Lo grosero de los errores del presidente, no son solo las cifras equivocadas, sino que desconoce o miente respecto de lo que ha sucedido con la producción nacional de carne.

Cualquier actividad crece cuando tiene una renta positiva o una expectativa de renta positivo. ¿Qué sucedió con la ganadería vacuna?

Desde 1998 al 2007 el stock nacional creció más del 16% (casi 8 millones de cabezas), la faena anual pasó de 11 millones a casi 15 millones (33%) lo que hizo que la producción de carne creciera en un 31%. Todo sucedió a la par que la agricultura iba ganado terreno sobre la ganadería, solo la superficie ocupada por la suma de los cultivos de soja, maíz, sorgo y girasol, creció en el lapso mencionado un 48,5%. Ello representó una pérdida de superficie para la ganadería de 7,4 millones de hectáreas, que además por ser aptas para agricultura, eran parte de las mejores tierras ganaderas.

En marzo de 2006 se interviene el mercado y el lento pero sostenido crecimiento que venía mostrando el sector se termina, y comienza una fase de liquidación del stock nacional que al día de hoy no se ha recuperado.

4. La oferta que viene.

En función de los datos aportados por el MAGPyA la caída en la entrada a los corrales de engorde, hasta julio inclusive, ha sido de un 22% (560 mil cabezas) respecto del mismo período del año pasado. Ese dato refuerza la hipótesis de que la faena de animales livianos terminados a corral será escasa en la segunda mitad del año. Por otra parte y según la misma fuente, los terneros/as que han sido movilizados con el destino invernada solo disminuyeron un 3,6% (2,5% los machos y 4,9% las hembras), lo que representa una caída de aproximadamente 240 mil cabezas. Los datos del año corriente son provisorios, y generalmente se corrigen a la suba, por lo que seguramente esta diferencia de movimiento de terneros/as terminará siendo levemente inferior a la informada.

Con estos datos se podría inferir que lo que diferirá sustancialmente de un año a otro no será tanto la cantidad de hacienda para consumo, aunque si el método de producción será otro. Seguramente engordados con procesos algo más lentos y más dependiente de forrajes verdes, abaratando el costo del kilo producido, pero sin dudas mucho más dependiente de la evolución del clima.

5. Diferencias con 2006

Una de las diferencias más grande con respecto al cierre de exportaciones ocurridas en 2006 se da en el stock ganadero. Cuando comenzaron los cierres de exportación en 2006, se contaba con un rodeo que tenía un 13% más de hacienda que en marzo del 2020 (en marzo de 2021 el stock era incluso menor que en 2020). Uno de los datos que debe resaltarse es el número de novillos, que actuan como buffer en una coyuntura, era sustancialmente mayor al de la actualidad, un 174% más que en 2020.

Si durante 2006 toda la producción (exportación + mercado interno) se hubiera volcado al mercado interno, el consumo per cápita hubiera sido de 75 kg/hab/año. En ese momento la cantidad de vacunos por habitante era de 1,5.

Mientras el estimado en 2021 arrojaría un consumo máximo de 63 kg/hab/año, suponiendo una faena de 12,5 millones de cabezas. La cantidad de vacunos por habitante en la actualidad, es de aproximadamente 1,15.haciendo mucho más difícil que los precios y el stock caigan como lo hicieron entre marzo del 2006 y principios de 2010, a pesar de que el salario mínimo vital y móvil sea un 26% inferior al del 2006.

6. Lo que deja la faena:

  •  La faena total en los primeros 8 meses del año cayó un 6,4% aproximadamente, respecto de igual período del año pasado, lo que representa casi 582 mil animales.
  • La faena de machos tuvo una merma de solo el 2,6% mientras que la de hembras fue de casi el 10,7%. Esta diferencia porcentual interanual en la faena de hembras creció luego del cierre de exportaciones. Hasta abril inclusive la diferencia en la faena de hembras entre el 2021 y el año pasado era solo del 6%. Sin embargo el movimiento de terneras para invernada es muy similar al de años pasados, tanto en cantidad como la extracción en porcentaje sobre el stock de terneras (además debe tenerse en cuenta que los datos publicados son provisorios y en general cuando se corrigen, el número de animales q se movieron sube). La única variación importante respecto de ejercicios anteriores es la importante caída de animales destinados a los corrales de engorde. Al comparar la entrada a feed lots respecto de 2020 hasta julio incluido se contabilizaban 557 mil cabezas menos y casi 774 mil si la comparación se hace respecto del 2019.
  • La mayor diferencia interanual acumulada se en los novillos de más de 8 dientes, que cayó un 53%, seguido por las vacas de más de 8 dientes, con el 28%
  • La única categoría que aumentó fue la de mej, con una diferencia respecto a igual período del 2020, de 7%.
  • La caída en la faena de vacas ha sido del orden del 10,9% al comparar los primeros 7 meses del corriente año vs el anterior, pero si se comparan los meses desde la prohibición de exportaciones, la caída interanual fue del orden del 24%.
  • La merma en la faena de vaquillonas del 10,6% (que representa 275 mil cabezas) podría atribuirse a la menor entrada a los corrales de engorde.

Ing. Agr. Andrés G. Halle

Fuentes

  • Bolsa de Comercio de Rosario
  • CREA
  • Dirección Provincial de Estadística y censos de la Pcia de San Luis
  • INDEC
  • www.entresurcosycorrales
  • Ganadería en Números
  • IPCVA
  • MAGyP
  • Mercado de Liniers
  • Ministerio de Relaciones exteriores y Culto
  • Senasa
  • Wainer Alberto (La Nación, Canal Rural)

Autor Andrés Halle

Más informes de Andrés Halle