Skip to main content
Ganadería

Formación del precio del kilo vivo en función del consumo y la exportación

Por 18/03/2022mayo 10th, 2022No Comments

¿Cómo se forma el precio del gordo, cómo influye la demanda y la oferta? ¿Qué influencia tiene el salario, el volumen exportado y del precio al que se exporta?

El precio de la hacienda en pie, responde al equilibrio que se establece entre la oferta y la demanda. El mercado de la carne tiene la particularidad de tener una oferta poco elástica en el corto y mediano plazo. La demanda en la actualidad está representada en más de un 90% por el mercado interno.

Factores que inciden en el precio de la hacienda:

  • Demanda; en nuestro país hay una fuerte demanda de carne vacuna, la misma se ve afectada fundamentalmente por el poder adquisitivo de la población en primer término y por el valor de los sustitutos (pollo y cerdo).
  • Oferta; la cantidad de cabezas faenadas está directamente relacionada con la carne ofrecida al mercado. Se ve afectada en menor medida por el peso de faena. La cantidad de animales faenados dependerán de la etapa del ciclo ganadero por la que se esté atravesando del stock ganadero y de la tasa de extracción. (retención = menos oferta; liquidación = mas oferta).
  • Producción: es la cantidad de toneladas en media res que se ofrecen al mercado.
  • Exportaciones: Dicha relación afectará los precios internos dependiendo del porcentaje de la producción que se exporte, ya que influirá en el nivel de oferta para el mercado interno. Otro tema no menor es el precio al que se exporte, que influirá en el precio de toda la hacienda comercializada, directa o indirectamente. Por otra parte en general la exportación requiere de animales más pesados de los que se consumen internamente. Por lo tanto afectara el precio y a la producción pecuaria.
  • Cotización del dólar; A mayor participación de la exportación la cotización del dólar tiene una mayor incidencia.
  • Consumo per cápita: Ha ido variando a través de los años producto de un cambio de hábito, y de un incremento de la población que resulta mayor al crecimiento de la producción.

Metodología de cálculo:

NOTA; Todas las correlaciones están expresadas en la misma moneda, y han sido corregidas por índice de precios al consumidor elaborado por el Indec, excepción hecha durante el período en que estuvo intervenido (2005-2017) que se empalmó con el IPC de la provincia de San Luis.

Debido a que la oferta de carne en el corto plazo es muy poco elástica, el precio del kilo vivo estará más definido por la demanda. La misma está determinada en Argentina, por la demanda interna (por lo menos por ahora) y ella estará determinada básicamente por el nivel de los salarios y de los precios de los sustitutos de la carne vacuna, fundamentalmente el pollo.

El monto en pesos, gastado por habitante y por año, tiene una alta correlación con la evolución del salario mínimo vital y móvil (SMVM). A mayor salario, mayor es el monto que se destina al consumo de carne vacuna.

En Argentina, dado que la mayor porción de la producción se destina al consumo interno, el precio de la carne se forma a partir del consumidor y continua hacia atrás en la cadena de comercialización, terminando en el precio del kilo vivo. En ciertos momentos algunos actores como los carniceros, matarifes etc pueden modificar sus márgenes y hasta asumir pérdidas que son solo temporarias. Cuando se analizan series prolongadas de tiempo, estos comportamientos temporales tienden a ser poco representativos.

Una vez establecido cuales son los factores que determinan la formación de precios, y conociendo que algunos de ellos (oferta) son solo modificables en el mediano plazo, el precio al público estará determinado por una oferta inelástica, el poder adquisitivo de la población, y los precios de sustitutos. La demanda absorberá toda la carne producida, siendo entonces, la variable de ajuste el precio.

El precio al consumidor determinara el precio al gancho (r2=0,73), y transitivamente el precio del kilo vivo.

El volumen exportado jugará un papel importante, debido a que quita producto del mercado achicando la oferta domestica y por otro lado estableciendo un precio de competencia que jugara también a la hora de establecer valores de referencia.

El precio al gancho del novillo tiene una correlación superior al 90% con el valor del promedio ponderado, del precio al gancho del novillo con el precio por kilo equivalente res de la exportación.

No interesa, en este punto, cuál ha sido el costo de producción, si el ganadero pierde o gana dinero. Una vez que un animal está listo para ser faenado puede permanecer por un corto período extra de tiempo en el campo, de otra manera el ganadero estaría perdiendo producción y/o renta. El sostener esa hacienda en el establecimiento puede acarrear un exceso de carga, o un aumento en los costos de producción, o problemas financieros, o no se podría liberar superficie para otra camada, etc. Solo una pequeña parte de ciertas categorías, como la vaca, puede tener un destino alternativo a la faena. Pero la vaca, representa menos del 20% de la faena y solo una parte de ella no es producto del descarte como vientre.

En función de la producción mensual, y descontándole el volumen de exportaciones, se puede estimar la oferta que habrá a nivel nacional

Estableciéndose los ingresos de la población se estima el monto que destinará al consumo de carne vacuna. A partir de ese dato y en función de la oferta mensual puede estimarse el precio al público.

Una vez establecido el precio al público y en función del volumen exportado y el precio de exportación se calcula el precio al gancho.

Por último y conociendo el precio de la producción total en equivalente kilo res, es posible estimar el precio del kilo vivo del novillo.

Algunas consideraciones a tener en cuenta

La relación entre el gasto en carne en función del SMVM puede haber sida afectada en los últimos años por los planes sociales que pueden en algún punto menoscabar la importancia del SMVM. Eso hace posible que el precio del kilo vivo en función del salario sea en realidad algo superior al estimado a través de esta metodología.

Para estimar el precio del kilo vivo es preciso entonces:

  • Determinar la producción en miles de toneladas res con hueso mensual,
  • Determinar el nivel de exportaciones y el equivalente en pesos del precio por kg res.
  • En función de estos datos se estima el consumo aparente en miles de tn res con hueso, y se lo expresa en kg/habitante/año.
  • Por último es preciso determinar el monto del salario mínimo vital y móvil.

Suponiendo una producción de 200 mil toneladas equivalente res con hueso, de ellas el 30% se exporta a un precio de 459 $/kg equivalente res, quedando un saldo para el consumo interno de 36 kilos/habitante/año. Con esos datos y un salario mínimo es de 33500, surge que el kilo del novillo deberá rondar los 240 pesos (siempre hablando de pesos constantes de febrero 2022). Si toda la producción se destinara al consumo interno, solo alcanzaría a los 52,3 kg/hab/año, por eso figura error cuando se sensibiliza a un consumo mayor a ese número.

Por otra parte puede resultar interesante la sensibilización del precio del kilo vivo a los volúmenes exportados y al precio al que se exporta.

Si la disminución de las exportaciones fuera consecuencia de situaciones inesperadas de orden comercial, sanitarias y/o políticas, se afectará la producción de manera negativa y por lo tanto en el mediano plazo el precio subirá. Por ello y si ese fuera el motivo, la caída de los precios del kilo vivo, producto de un menor porcentaje exportado, son solo válidos para el cortísimo plazo.

Ing. Agr. Andrés Halle

Fuentes

  • Dirección Provincial de Estadística y censos de la Pcia de San Luis
  • www.entresurcosycorrales
  • Ganadería en Números
  • IPCVA
  • MAGyP
  • Mercado de Liniers
  • Senasa
  • AACREA

Autor Andrés Halle

Más informes de Andrés Halle