Seguinos en   facebook twitter youtube

negocios agricolas

Lunes, 22 Febrero 2016 19:45

Por qué debería aumentar el peso de faena

Escrito por  Ing. Agr. Andrés Halle
Valora este artículo
(7 votos)

Se presentan en este trabajo las razones por las cuales el peso de faena debería ir incrementándose. Se muestran ejemplos de su impacto en sistemas de invernada y de engorde a corral.

Introducción

Los procesos en los que el stock nacional de hacienda, disminuye o aumenta, vienen acompañados, por una variación en el peso de faena. Durante los ciclos de retención el peso de faena aumenta, y disminuye en las fases de liquidación.

La variación en el peso de faena es explicada por la situación económica que se suscita en las diferentes etapas del ciclo productivo ganadero y/o modificaciones debidas a cambios puntuales en la demanda y/o la oferta.

Durante los procesos de retención el ternero gana valor respecto del novillo, con lo cual es preciso cargar muchos kilos al animal para desquitar la relación desfavorable de compra / venta. Por otra parte al aumentar el precio de la carne, se hace en términos relativos, más barato producir.

Un aumento en el peso de faena de la producción nacional sería motivado por una mejora en la ecuación económica del productor. La misma se explicaría entre otros, por las siguientes razones;

  1. En el inicio de un ciclo de retención, es el ternero quien va a limitar la producción en primer término. Un aumento de la demanda de invernada en el corto plazo, hace incrementar el valor de la misma, debido a que la oferta es muy poco elástica.
  2. El incremento de los costos de reposición hacen necesarios cargar muchos más kilos al ternero que se compró.
  3. Un posible aumento de las exportaciones, hará crecer el precio del novillo respecto del consumo liviano.
  4. El aumento en los valores relativos de los granos hace necesario pensar en una recría más barata y por ello seguramente más larga, lo que llevará a incrementar los pesos de faena.
  5. Una demanda que areciera no querer convalidar aumentos de precios y por ende estaría menos dispuesta a seguir pagando un sobreprecio por animales livianos.

¿Cómo sabe el productor qué peso de venta es el que más le conviene?

Existen situaciones que impactan en cualquier sistema de producción, e influirán en las decisiones a tomar.

  • Según la series históricas de precios, bajos valores del gordo hacen que el precio del ternero baje de manera más que proporcional, quedando en este caso una relación compra / venta favorable que no se traduce generalmente en buenos resultados económicos. En estos casos para obtener igual margen con un animal liviano que uno pesado, es necesario que se venda más caro el kilo del segundo.
  • Altos valores del gordo impactan muy marcadamente en el precio de la invernada, haciendo que el valor del ternero aumente en mayor proporción que el novillo. Esta situación arroja una relación compra / venta desfavorable, pero que generalmente arroja buenos márgenes económicos, debido fundamentalmente al aumento del valor de venta. Es decir, se gana más por cada kilo producido. En tales situaciones, es posible obtener un mejor rédito económico, incluso vendiendo el animal más pesado a valores inferiores que al del más liviano. Reducciones en el costo del kilo producido hace que la magnitud de la diferencia entre uno y otro se acentúen.

Para poder tomar la mejor decisión es necesario definir en primer término el sistema productivo que se maneja, esto implica conocer, la oferta energética del sistema productivo, para entonces poder estimar la carga que se podrá tener. Debe tenerse presente que en general las altas ganancias individuales mejoran el resultado. Una vez definido esos aspectos se puede correr el modelo con diferentes pesos de salida para sensibilizar el resultado y analizar posteriormente el mismo.

Dentro de los factores que determinan el resultado de la invernada, el precio de venta es quien tiene como factor individual mayor injerencia. Se sensibilizará el modelo a diferentes pesos de salida y se utilizaran los iso márgenes como herramienta para determinar los precios de venta que se deberían obtener para que sea conveniente la producción de animales pesados. Esto significa que se estimara a qué precio de venta debería ser comercializado el animal para obtener un resultado igual en todos los casos que se comparen.

Tabla 1
Precio del Novillo gordo y de invernada según su peso
Peso del Gordo $/kg Peso Vivo Invernada $/kg
+ 300 32,0 120 40
+ 350 30,7 130 40
+ 390 29,5 140 39
+ 430 28,4 150 38
+ 460 27,2 160 36
+ 490 26,7 170 34
+ 520 26,9 180 32
    190 31
    200 31
    210 30
    220 29

 

Haciendo números I; Invernada comparativa con igual ganancia diaria de peso, e igual carga EV/ha

Para poder comparar el impacto que tiene la variación del peso de venta en un planteo de invernada, es preciso no modificar la carga expresada en equivalente vaca (EV). Fundamentalmente, por que a través de dicho parámetro, se está evaluando que la oferta forrajera medida en términos energéticos se mantiene invariable.

En el planteo propuesto, para estimar la carga en EV/ha, se ha partido del supuesto que el forraje tiene a lo largo de todo el año, una concentración energética de 2,2 megacalorías por kilo de materia seca. Para estimar los requerimientos de crecimiento, se consideró a un novillo con tipo de madurez media.

Además de dejar invariable la carga en EV/ha, el otro factor que permanecerá constante, será la ganancia diaria de peso vivo. Sobre este último punto, y a los efectos de poder simular las distintas situaciones, se ha optado, por que las ganancias diarias de peso sean las mismas en todos los meses (cosa que es una simplificación de la realidad).

Por lo tanto, cuando se comparen los distintos modelos productivos, y se analicen los resultados económicos, ellos tendrán:

  • Duración variable del ciclo de invernada. La misma dependerá del peso de entrada, del peso de salida requerido, y de la ganancia diaria de peso vivo estipulada (considerada igual para todos los casos).
  • La carga en cabezas/ha, será función además de la oferta de raciones, del peso vivo de entrada, de salida y de su evolución.
  • La producción de carne por unidad de superficie, resultará determinada por los parámetros antes mencionados, y será mayor en aquellos sistemas que introduzcan animales más livianos. La producirán, fundamentalmente producto de una mayor carga en cabezas y la mejor eficiencia de conversión de los animales más pequeños.

Teniendo en cuenta los factores mencionados en el párrafo anterior, se sensibilizó el modelo presentado en la tabla n°2, a distintos pesos de salida.

Tabla 2

gan 16 02 18 tabla1

El modelo en cuestión se abastece siempre de terneros de 160 kg a un precio bruto de 36 $/kg.

En la tabla N° 3 se presentan cinco modelos que tienen en común la misma receptividad (1,7 EV/ha), igual ganancia, un costo del kilo producido que no se modifica sustancialmente de uno a otro caso. Difieren si en él peso de venta, la producción de carne por ha, y la carga expresada tanto en kilos como en cabezas. En esa misma tabla se muestran los resultados físicos y económicos de un sistema productivo que aporta una cantidad de energía preestablecida.

A medida que aumenta el peso de salida, se alargan la duración de la invernada ya que la gdpv siempre es la misma, y cae la producción de carne por ha, debido a que el sistema soporta una mayor carga en kilos por ha, y debe sacrificar carga en cabezas por ha.

Si el precio de venta fuera igual para todas las categorías el mejor resultado de los modelos propuestos se obtendría con un peso de salida de 540 kg (8va columna).

Tabla N°3

Peso de

Venta

(Kg)

PC

(kg/ha)

Costo del kg prod

($/kg)

Carga

(cab/ha)

Carga

(kg/ha)

Precio

Bruto

Compra

($/kg)

Precio

Bruto

Venta

($/kg)

Resultado

$/ha

Igual $ venta

Precio

Max

dist.

Categorías

Liniers

Resultado

$/ha

diferente

$ venta

337 422 11.12 2,57 657 36 29,5 1773 32,0 3559
365 407 11.20 2,48 668 2274 30,7 3049
420 381 11.38 2,32 689 2823 29,5 2823
460 364 11.58 2,22 703 2979 28,4 2450
543 335 12.07 2,04 730 3057 26,9 1957

Pero la situación de la actualidad esta representada por las últimas dos columnas, en dónde para cada una de las categorías consideradas, se tuvieron en cuenta el precio de dichas categorías correspondientes a enero y 15 días de febrero del 2016 del Mercado de Liniers.

Gráfico1

gan 16 02 18 graf1

Según dichos valores, y siempre respetando el modelo planteado, al engordar un animal hasta los 337 kilos, en lugar de los 543 kilos, se logra con el actual esquema de precios y costos un resultado 82% mayor (3559 vs 1957 $/ha).

Para que el modelo que lleva el animal a los 543 kilos arroje igual cifra que el que los vende con 420, el precio bruto de venta del animal pesado, debería ser de 28,94 $/kg, lo que representa un 1,9% menos de lo que se paga por el de 420 kilos, o un 7,6% más de lo que se paga en la actualidad por ese tipo de animal.

En el gráfico N°2 la curva roja representa los precios brutos a los que se debería comercializar el ganado, en función del peso aproximado con que son vendidos para obtener un margen neto de 2823 $/ha, respetando los parámetros del modelo presentado. Mientras que la curva azul representa los valores de Liniers.

Si se vendiera para faena animales de 325 kg, sería necesario obtener un precio de venta de 30,94 $/kg (habiendo comprado un animal de 160 kg) para lograr un margen neto de 2823 $/ha, pero como el valor de mercado es de 32 $/kg el margen logrado será mayor. En el caso que un animal sea llevado a los 450 kg se precisaría vender a 29,15 $/kg (curva roja) para obtener un margen neto de 2823, mientras que el mercado solo está dispuesto a pagar por ese tipo de animal 28,4 $/kg, por lo tanto el resultado será inferior al valor considerado del isomargen.

Siempre que la curva azul este por debajo de la curva roja el margen sería inferior a los 2823 $/ha, mientras que cuando la curva azul está por encima de la curva roja el margen sería superior a dicho valor. Cuanto mayor sea la diferencia que separa ambas curvas, más será la diferencia a obtener en el margen respecto del iso-margen.

Estas relaciones representadas en los gráficos, representan únicamente al modelo descripto, y no son extrapolables a NINGUNA otra situación que difiera de la presentada. Es útil por lo tanto, que cada productor haga sus propias curvas de iso-margen que representen su modelo productivo, y modificarlas cada vez que los factores involucrados en la ecuación se modifiquen.

En julio de 2014 se publicaron los resultados del mismo modelo, en ese momento la relación compra / venta era mucho más favorable que la actual. Al comparar el resultado obtenido por igual modelo en la actualidad, respecto de julio de 2014, encontramos que el mismo ha disminuido un 19% en términos reales, dicha caída se explica por una caída del 37% del valor del kilo producido y por el aumento del 11% del costo del kilo producido. El cambio en el valor del kilo producido se explica fundamentalmente por el aumento en el precio del ternero, mientras que el incremento en el valor producido se explica en gran medida por el repunte en el precio de los granos.

En la curva de isomargen efectuada en 2014 para que el resultado fuera el mismo vendiendo un animal de 425 kg que uno de 325, el más pesado debería haberse cotizado un 16% por sobre el valor del de 325 kg. En la actualidad con que el precio de venta del más pesado se incrementara en un 6% se obtendría igual resultado con cualquiera de las 2 categorías.

Esta menor diferencia esperable entre novillos y terneros gordos se debe fundamentalmente al aumento en el valor de la reposición.

Gráfico 2

gan 16 02 18 graf2

 

Haciendo números II: Engorde a corral, comparando pesos de salida.

Al igual que para la invernada, es posible estimar, cual será el peso de salida más conveniente desde el punto de vista económico para el engorde a corral. A diferencia del engorde a campo con o sin suplementación, aquí adquiere un aspecto relevante el costo del kilo producido. Está dependencia se explica por la alta incidencia que tiene el costo del alimento en la producción de carne y por la caída de la eficiencia de conversión a medida que aumenta el peso vivo del animal.

En el modelo que se presenta continuación, el proceso productivo comienza con un ternero de 140 kg que se ha pagado 39 $/kg más gastos de comercialización, y se vende con un peso de 300 kg a un precio de 32 $/kg. La ganancia diaria de peso estimada es de 1,1 kilo por día, la mortandad de 0,5%, el costo de la ración es de 1.867 $/ tn de materia seca.

Tabla 4

gan 16 02 18 tabla2

La modificación del peso de venta, es una variable muy importante a tener en cuenta al momento de la búsqueda de la maximización de los resultados. Es posible que en ciertos momentos pueda ser conveniente vender un ternero liviano, mientras que en otros, la mejor opción puede ser un novillo.

En el gráfico 3 se presentan dos curvas; la roja (curva de isomargen del modelo), representa los valores a los que se debería vender el gordo en pesos por kilo, para obtener un resultado siempre igual a los 805 pesos/cab; la curva azul representa los precios por kilo que paga el mercado según el peso vivo del animal.

gan 16 02 18 graf4

A igualdad de los otros factores analizados, cuanto más por encima se encuentren los valores de mercado respecto de la curva de isomargen, mayor será el resultado a obtener comparado con el valor de isomargen. Si los precios se ubican por debajo de dicha curva, el margen a obtener será menor que 805 $/cab.

La mayor distancia positiva entre las dos curvas se da justo antes de los 390 kilos (el precio cae 1,2 pesos), motivo por el cuál desde el punto de vista económico, ese será el peso de venta más apropiado para el modelo analizado. A partir de los 420 kg, es donde el precio de venta del mercado es inferior al que se precisa para igualar el resultado del isomargen. Las caídas en las cotizaciones que se dan por encima de los 420 kilos hacen que el precio necesario para el isomargen se aleje considerablemente, y es mucho peor a partir de los 460 kilos.

El presente análisis permite ir monitoreando la evolución del negocio una vez que la hacienda ya está dentro del corral de encierre.

Costo del kilo producido: es la suma de la alimentación; mano de obra; sanidad y amortizaciones. O sea el costo directo total, que será dividido por el total de carne producida.

La curva de isomargen NO es extrapolable, es válida únicamente para los modelos productivos analizados, y con las variables de precios tenidas en cuenta en el presente cálculo. De ahí la importancia de poder contar con la herramienta que posibilite seguir periódicamente la evolución del negocio.

-          Conclusiones:

En líneas generales y a igualdad de otros factores, para obtener un margen similar en invernadas que se diferencien en el peso final de los animales engordados, se requiere que exista una mayor diferencia a favor de los precios de venta de los animales pesados, expresados en pesos por kilo, cuando:

ü  La receptividad de los campos es menor.

ü  Los valores de la hacienda en general (invernada y gordo) son bajos.

ü  Las ganancias diarias de peso vivo no son altas.

ü  Los márgenes económicos esperados son altos.

Dadas las condiciones actuales, la mejor opción desde el punto de vista económico es tener presente que la situación se ha modificado sustancialmente de hace un año y es necesario ir analizando la posibilidad de que los machos producidos dejen de pertenecer a la categorías de terneros y pasen a clasificaciones más pesadas.

A través de la Herramienta Online de econoagro, “Invernada estimación precio de compra/venta & Feedlot precio de venta/compra” es posible, en la mayoría de los casos, mejorar sustancialmente los resultados

Ing. Agr. Andrés Halle

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Deja un comentario

Sofware de planeamiento

boton ingresar