Seguinos en   facebook twitter youtube

feedlot

Lunes, 13 Junio 2016 00:53

Análisis de coyuntura ganadera Junio 2016

Escrito por  Ing Agr Andrés Halle
Valora este artículo
(9 votos)

¿Qué pasa con la invernada? ¿Qué precios esperar? Análisis de la relación de precios, en función de la oferta, de la demanda y de la relación entre ternero y novillo. Su contexto actual.

 

Evolución de precios:

Para poder comparar precios en un contexto de alta inflación como los que vive argentina a partir de 2007 a la fecha, es preciso corregir los valores nominales por índices que lleven a obtener el valor real de la moneda. En este caso se ha utilizado el índice de precios al consumidor de la provincia de San Luis.

En el gráfico adjunto se muestra la evolución del precio del ternero y del novillo desde el 2010 a mayo, y el promedio del período enero/mayo de cada año (no es promedio anual). El promedio de los precios del ternero para los primeros 5 meses del año es un 6,3% mayor que en igual período del año pasado y un 12,6% creció el valor de los novillos.

cg 2016 06 a

 

Desde diciembre del 2015 a mayo del corriente año, en valores nominales, la variación del valor del ternero fue de -10%, y de +13% el del novillo; mientras que en valores constantes la variación fue respectivamente de -23% y -4%. Es decir que desde diciembre del año pasado a la fecha ha existido una pérdida del valor real de la hacienda.

Como se puede apreciar la pérdida de valor del ternero fue sustancialmente mayor a la del novillo. Si bien esto tiene un componente estacional importante, la merma en el precio del ternero ha sido mayor a la esperable para mayo y lo que va de junio.

 

cg 2016 06 b

 

En estas mismas páginas (Ganadería: correlaciones entre categorías) más de una vez hemos comentado la dependencia que tiene el valor del ternero respecto del valor del novillo.

El precio del ternero está determinado por la oferta y demanda de los mismos. La oferta de terneros es, en el corto y mediano plazo inelástica. Los invernadores aumentarán la demanda de terneros en la medida que aumente el requerimiento del gordo. Esta situación hace que, en los momentos en los que existen buenos precios para la ganadería, la relación compra venta crece, y se vuelve desfavorable para los invernadores. Pero es en esos momentos (altos precios de invernada) en los que se obtiene los mejores márgenes ganaderos, porque en dichos períodos la ganancia por los kilos producidos resulta más importante.

Una suba de magnitud en el precio del animal a faenar, produce un aumento más que proporcional en el ternero. A su vez, si el novillo baja su cotización, el ternero lo hace de manera más que proporcional.

Por medio de la ecuación de regresión, es posible estimar el precio del ternero en función del precio de novillo. El resultado obtenido de esta forma, no sobrevaluará los valores del ternero cuando los precios del novillo sean bajos, como tampoco subvaluará a éstos cuando los valores del novillo sean altos. Cosa que sí sucede al utilizar la relación compra / venta histórica.

Según se desprende del coeficiente de regresión, el precio del ternero esta explicado en un 99,13% por el precio del novillo.

 

Estimar el valor mensual del ternero:

 

De igual manera que se relacionaron los valores anuales promedio, se han relacionado los valores mensuales promedio del ternero y del novillo desde el año 1985 al 2015. Correlacionando los valores de ambas
categorías se obtiene una ecuación de correlación para cada mes, a partir de cada una de ellas se ha estimado el valor que debería tener el ternero en los diferentes meses. La curva bordo que figura en el gráfico adjunto representa dicho cálculo. La precisión ( R2) de dichas ecuaciones es para todos los casos superior al 95%

 

cg 2016 06 c

 

La curva de valor teórica se ha calculado en función del valor real del novillo para los primeros 5 meses del año, mientras que para los meses siguientes el cálculo se hizo en función de un valor del novillo de 28 $/kg y un dólar de 14,50.

Como se puede apreciar la curva teórica tiene un pico mínimo en marzo (momento en dónde comienza a aumentar la oferta de invernada) y un pico máximo hacia fines de año, que coincide con una baja oferta de terneros por parte de los criadores y mayor demanda de los mismos por parte de los invernadores, más la necesidad impositiva de muchos engordadores por comprar.

En los primeros 3 meses los valores reales, representados por la curva azul, han superado a los precios teóricos, hasta que en abril las curvas se cruzan, para luego en mayo y lo que va de junio los valores reales de la invernada han caído por debajo de lo que lo han hecho históricamente, si se mide el precio del ternero en función del novillo.

Según la información obtenida a partir del sistema SIGSA del SENASA que registra, los movimientos con destino a invernada, se ve que existió un adelantamiento del inicio de la zafra de terneros. Años anteriores, el gran crecimiento de los movimientos de estas categorías se daba a partir del mes de abril de cada año con una expresión máxima entre este mes y el mes de mayo para luego comenzar el descenso. En 2016, durante los meses de enero y febrero del 2016 ya se había destacado una mayor cantidad de movimientos en la comparación interanual, pero durante el mes de marzo este crecimiento fue significativamente mayor, resultando que en los primeros 4 meses del año se movieron 110.648 cabezas más (+ 3,9 %) que el año anterior.

El stock nacional declarado por Senasa indica que la cantidad de terneros/as creció en 2016 un 5,6% respecto de 2015. Durante los meses de enero, febrero y marzo del 2016 el movimiento de invernada creció respecto de 2015 un 17,4%, 12,1% y 31,4% respectivamente.

Durante el mes de abril, al igual que todos los años se evidenció un crecimiento respecto del mes anterior, pero a diferencia de los otros años, el crecimiento estuvo lejos de los picos anteriores, muy posiblemente por las condiciones climáticas adversas.

Las cabezas ingresadas a feedlot resultaron un 8% menor al mismo cuatrimestre del 2015, lo que representa unas 65.000 cabezas menos encerradas. De éstas 65.000 cabezas, el 71% son hembras, lo que estaría explicado por el actual ciclo de retención.

Entre las causas que explican la caída en el precio de la invernada, seguramente tiene mucho que ver el aumento del precio del maíz, los meses previos a las elecciones, un kilo de novillo equivalía a 18 kg de maíz, mientras que en los últimos 2 meses un kilo de novillo representaba 10 kilos de maíz, este cambio sustancial en los precios relativos ha elevado sensiblemente el costo del kilo producido, y ha sido seguramente un factor importante a la hora de explicar la baja en el precio de la hacienda.

El incremento en el precio de los granos forrajeros, seguramente ha afecto el mercado de invernada de 2 maneras;

  • Menor demanda de terneros/as por reducción en los márgenes de engorde.
  • Mayor oferta; al incrementarse el precio de los granos muchos criadores que engordaban su propia producción, han decidido vender parte de esos terneros.

Las razones por las que la oferta de invernada creció respecto del año pasado, estarían dadas por:

  • una mayor producción.
  • los criadores venden el ternero que antes invernaban (muchos a base de concentrados).
  • Un abril muy lluvioso ha afectado de 2 formas;
    • los campos se han “achicado” y es preciso vender
    • Mermas y/o pérdidas en la cosecha generaron una necesidad financiera que no se había contemplado para aquellos productores mixtos.

A la luz de la evolución de los precios de invernada inferimos que la demanda no estaba preparada para la oferta existente. Las razones serían:

  • Climáticas; la lluvia de abril complicó los procesos de engorde, tanto a campo como a corral. Lo que ha estirado los procesos de engorde y ha achicado los campos.
  • Precios; la demanda de carne está actuando con mucha cautela dado a la situación macroeconómica del país.
  • La retención de los animales en engorde para agregar más kilos por cabeza, para mejorar el valor del kilo producido.

Todas las razones expuestas con anterioridad explican la existencia de un menor precio al esperado por parte de la invernada. En los primeros 3 meses del año, y a pesar de existir una oferta superior a la del 2015, los precios reales estuvieron por encima de los estimados en el gráfico 3. Durante abril, último mes con datos de movimiento de terneros/as, la oferta resulto ser un 18,5% menor a la de 2015, y el precio real fue igual al estimado. A juzgar por el comportamiento de los precios y de la oferta de ternero/as el fenómeno climatológico ocurrido durante el mes de abril ha sido un factor de mucho peso en la determinación del precio de la invernada, sin menospreciar todos los otros factores comentados.

Al analizar la relación histórica del precio del ternero en función del novillo, vemos que se puede esperar un aumento del ternero en términos relativos al novillo. Para los meses por venir, y en la medida que el precio del novillo mantenga su valor real, y de repetirse las relaciones que se han tenido anteriormente, el ternero de 160/180 kg debería valer unos 40 $/kg.

Adquiere aquí una relevancia fundamental el contexto macro del país, pues es quien va a sostener el precio del novillo y le dará previsibilidad al negocio ganadero.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ing. Agr. Andrés G. Halle

 

Fuentes

  • CICCRA
  • Dirección Provincial de Estadística y censos de la Pcia de San Luis
  • Ganadería en Números
  • IPCVA
  • MAGyP
  • Mercado de Liniers

2 comentarios

  • Enlace al Comentario Dario Jueves, 23 Junio 2016 14:58 publicado por Dario

    Felicitaciones. Muy claros y fundamentados trabajos. Sigan así.

  • Enlace al Comentario Jorge Lunes, 13 Junio 2016 14:07 publicado por Jorge

    muy bueno, datos útiles y diferentes a los que se leen comunmente

Deja un comentario

Sofware de planeamiento

boton ingresar