Seguinos en   facebook twitter youtube

negocios agricolas

Viernes, 10 Agosto 2012 14:39

Curvas de calidad nutricional de tres pasturas perennes 2009-2010

Escrito por  INTA
Valora este artículo
(0 votos)

La Agencia de Extensión INTA Bahía Blanca, en esta oportunidad construyó curvas de calidad de tres pasturas perennes desde noviembre de 2009 a mayo de 2010 utilizando datos de proteína y digestibilidad durante ocho meses.

 

Los suelos en la zona semiárida dentro del Sudoeste Bonaerense son extremadamente vulnerables a la erosión eólica e hídrica, con escasa profundidad por tosca, bajo contenido de materia orgánica y susceptibilidad al planchado. Sumado a lo anterior, la zona sufre de una importante variación climática en las precipitaciones entre años y entre estaciones, lo que provoca incertidumbre permanente a la hora de implantar cultivos de cosecha y forrajeros anuales. Una herramienta interesante frente a estos problemas, son las pasturas perennes, que luego de implantadas perduran en buenas condiciones durante varios años. Estas forrajeras evitan la remoción permanente del suelo, y una vez implantadas ofrecen forraje inmediato posterior a eventuales precipitaciones. Si bien son necesarias y excluyentes en suelos no agrícolas, también es interesante considerarlas, integrando un sistema ganadero agrícola en donde la calidad del suelo no sea marginal para la agricultura.

 

Es necesario conocer cada vez más las características de producción y calidad de las diferentes pasturas presentes y/o posibles en la zona. De ésta forma los productores podrán decidir cual de ellas se ajusta mejor a su sistema productivo. La Agencia de Extensión INTA Bahía Blanca, en esta oportunidad construyó curvas de calidad de tres pasturas perennes desde noviembre de 2009 a mayo de 2010 utilizando datos de proteína y digestibilidad durante ocho meses (seis cortes). Las pasturas evaluadas fueron agropiro (Agropyron elongatum), festuca (Festuca arundinácea) y falaris (Phalaris tuberosa).

 

 

2. Características de la experiencia


La experiencia se llevó a cabo en la Escuela de Agricultura y Ganadería de Bahía Blanca Adolfo Zabala. El seguimiento se realizó en parcelas de 2 x 4 metros con tres repeticiones cada una, implantadas desde hace varios años. El forraje producto de los cortes, fue analizado en el laboratorio de la EEA INTA Bordenave. No se midió producción de forraje, ya que las parcelas fueron regadas por el año de extrema sequía. El análisis de suelo realizado en el Laboratorio LABOR de la EEA Bordenave arrojó los siguientes datos: fósforo: 25ppm, materia orgánica: 2,79 % y pH: 8,25.

 

 

3. Resultados


A continuación se presenta el estado fenológico de las tres pasturas (Tabla 1), los porcentajes de proteína y de digestibilidad al momento de cada corte:

 

 

Tabla 1. Estado fenológico en los diferentes cortes para las pasturas evaluadas
alt

 

En el Gráfico 1, se presentan los datos de calidad de la pastura de agropiro. El descensode la digestibilidad y de la proteína bruta siguió curvas similares. En el caso de la digestibilidad, tiene su pico máximo en noviembre con 69% y el mínimo en febrero con 50%. En el caso de la proteína bruta el máximo se dio en noviembre con 15% y el mínimo en febrero con 11%. La disminución según los momentos de evaluación fue de 19 y 4 %, respectivamente. En el corte de junio se registraron los valores máximos de digestibilidad (74%) y proteína (16%).

 

 

Gráfico 1. Curva de calidad nutricional de la pastura de Agropiro


alt

 

 

A continuación en el Gráfico 2, se presentan datos de calidad de la pastura de festuca, donde la curva de digestibilidad y proteína también siguen la misma tendencia. La digestibilidad tuvo un pico en noviembre con 68% y un mínimo de 49% en el mes de febrero. La proteína disminuyó desde diciembre a febrero de 15 a 12%, luego la calidad ascendió nuevamente. La disminución fue de 19 y 3 % respectivamente.

 

 

Gráfico 2. Curva de calidad nutricional de la pastura de festuca


alt

 

A continuación en el Gráfico 3 se presenta la curva de calidad de la pastura de falaris, donde las curvas de digestibilidad y proteína siguen formas similares. La digestibilidad disminuyó de 73% en diciembre a 44% en el mes de febrero, luego ascendió nuevamente a los valores de diciembre. La proteína fue de 22% en noviembre y 11% en febrero, luego ascendió nuevamente. La disminución fue de 29 y 11 % respectivamente.

 

 

Gráfico 3. Curva de calidad nutricional de la pastura de falaris



alt



Conclusiones:


  • Las curvas de calidad de las diferentes pasturas siguen una tendencia similar en función del momento del año y el estado fenológico. No obstante se observa una caída menos manifiesta en festuca.
  • Los parámetros de calidad máximos y mínimos se ubicaron en los meses de noviembre y febrero respectivamente para festuca y falaris. El agropiro tuvo un pico máximo de calidad al final del otoño (Junio). Los valores de digestibilidad promedio estuvieron entre 72% y 44% y los de proteína entre el 22% y 11% dentro del período evaluado.
  • Los valores de energía y proteína son aceptables para la mayoría de las categorías. En los momentos de valores mínimos, habría que suplementar según requerimientos.
  • Es necesario seguir evaluando estas pasturas y otras introducciones posibles para la zona, durante un período de tiempo más prolongado, tanto en calidad como en cantidad y distribución.
 

Ings. Agrs. A. Lauric(1), A. marinissen, M. Coria (2), C. C. Torres Carbonell (1) y S. Salguez (3)


(1) Agencia de Extensión INTA Bahía Blanca

(2) Campo Experimental Cesáreo Naredo


(3) Escuela de Agricultura y Ganadería de Bahía Blanca (grupo forrajes y cereales).

 

INTA (Argentina)



Deja un comentario

Sofware de planeamiento

boton ingresar